Comunicación

Escribir para Redes Sociales cuidando la marca.

Todos los días escribimos para las Redes Sociales, bien sea para nuestros medios o porque prestamos ese servicio a terceros.

La redacción de textos ha sido un oficio desde que el hombre tomó conciencia de la palabra. Desde entonces, se ha dedicado a estudiar la influencia de determinados temas y a las personas que impactan en la opinión pública y como, la conformación y estructura de dicho discurso, favorece las intenciones de quien emite el mensaje.

Líderes mundiales han contado entre sus asesores más allegados, con personas que preparan sus discursos y respuestas públicas ante cualquier eventualidad.

Hoy, ninguna expresión sale de voceros de organizaciones o de líderes políticos sin que su discurso haya sido analizado por un equipo de profesionales, en semántica, semiótica, comunicación política, sociología y ciencias de la comunicación, quienes, en definitiva, harán predicciones respecto al impacto que tales palabras tendrán en la sociedad.

La intencionalidad

Partamos del principio de que todo mensaje tiene una intención y de que el éxito del mismo depende, en primera instancia, de que sea entendido, tal cual fue el objetivo del emisor. Entonces debemos tener claro quién va a leer nuestro mensaje y cual queremos que sea su reacción.

En redes sociales, en principio, el mensaje es emitido para nuestra audiencia, pero generalmente buscamos impactar en aquellos que no forman parte de nuestra comunidad virtual, y es allí donde el asunto se complica.

Cuando un tema se “viraliza” es porque ha sido recibido (bien o mal) por la audiencia, propia y general, causando una avalancha de reacciones ante el tema, de aprobación o desaprobación. Pero impactando en las visualizaciones y en la actividad de la cuenta que promovió el mensaje.

El mensaje

Teniendo claro qué queremos decir, a quien y con qué intención, podemos entonces procesar las ideas para estructurar un mensaje, tomado en cuenta que se difundirá por distintas plataformas, bien sea web, o de redes sociales, como Instagram, Facebook, Linkedin, YouTube, etc. Esto lo decimos porque la redacción, titulación, estructura y formato son distintos para cada plataforma.

El medio es el mensaje, decía el filósofo e investigador de los medios de comunicación Marshal Mc Luhan, quien, a finales del siglo pasado, sacudió el mundo del conocimiento sobre los medios de comunicación afirmando que, tal era el impacto de los medios de comunicación que el contenido del mensaje quedaba soslayado ante la fuerza del canal que lo emitía.

Es decir, el medio, no solo le aportaba características propias al mensaje, sino que se constituía en el mensaje en sí mismo. Y eso que se refería a la televisión, la radio y una incipiente web.

Escribir para Redes Sociales.

Queda claro que hay que tomar en cuenta la plataforma (medio) para escribir en ellas.

Quizás Facebook está más pensada para la escritura.  X, está ideada para el intercambio de opiniones e Instagram o Tik Tok para la visualización de imágenes y videos.

Aquí unas características de éstas plataformas:

Las recomendaciones generales para enfrentarnos a una escritura efectiva en cada plataforma son las siguientes:

Definido lo anterior debemos ajustar la estructura del mensaje a cada medio que utilicemos.

  • Estar conscientes que, si nuestro mensaje posee una imagen, ella en sí misma es una unidad de mensaje. La imagen se constituye en un elemento comunicador complejo, donde hay que evaluar cada uno de sus elementos para verificar que trasmite el mensaje que queremos.
  • El texto que acompaña a la imagen debe, o bien reforzar el mensaje con descripciones o puntualizaciones que ayuden al lector a decodificarlo correctamente (hacerlo lo menos ambiguo posible) o bien, agregar elementos para hacer más completa la información.
  • El título es muy importante para motivar la lectura del post o mensaje.
  • A pesar que Instagram permite 2200 caracteres para acompañar cada publicación, es conocida la velocidad con la que el usuario de esta red social desplaza la pantalla.
  • Por lo que, la recomendación es ser concisos y claros en la redacción.
  • Utiliza la técnica de la pirámide invertida, donde lo más relevante de nuestro mensaje, lo colocamos de primero para que el lector, si no de sea continuar, se lleve, lo medular del contenido.
  • Luego vas utilizando párrafos cortos, de una sola idea, alternado lo descriptivo con el llamado a la acción.

Y, en líneas generales, ser creativos en el contenido, selecciona el lenguaje apropiado para tu audiencia y busca mover la emoción de quien lea el mensaje.

Es muy importante definir la característica del emisor. No es lo mismo el manejo de contenido para un creador digital que para una empresa u organización.

El tono, la forma y las estrategias varían. También hay que tomar en cuenta la naturaleza del negocio, no es lo mismo hablar de una comercializadora de dulces o confitería que desde una empresa de consultoría de ingeniería o una organización de servicios de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *